Historia

En la antigüedad el cannabis era fuente de materiales de calidad y potente medicina, desde hace casi 100 esta planta ha tenido el estigma de droga ilícita y peligrosa. Echemos un vistazo a la historia de esta ilustre planta.

La marihuana en tiempos antiguos

Se cree que el cannabis fue una de las primeras especies vegetales cultivadas por el hombre, que descubrió sus numerosas aplicaciones hace miles de años. La variedad de sus usos es impresionante – desde material de construcción a numerosas aplicaciones terapéuticas. Si tenemos en cuenta su enorme potencial, no es de extrañar que la marihuana se conozca en todo el mundo, lo que sí es sorprendente es la infame reputación que se ha ganado en los últimos tiempos.

No hay mucha gente que no haya oído hablar o no haya experimentado con esta famosa planta llamada cannabis. A menudo se describe como una sustancia peligrosa e ilegal con un alto riesgo de abuso, un punto de vista totalmente contrario al verdadero potencial del cannabis y a su efecto sobre la vida humana a lo largo de la historia. En la última década, la percepción de esta planta ha ido cambiando poco a poco, gracias a una mayor concienciación sobre su verdadero potencial.

El cannabis es una planta dioica de floración anual originaria de Asia Central, concretamente de Mongolia y la zona sur de Siberia. Tiene dos subespecies: cannabis Sativa y Cannabis sativa L. – más conocido como cáñamo. Aunque el cáñamo no tiene propiedades psicoactivas como su primo el cannabis Sativa, ambos se utilizaban en la antigüedad.

Una de las primeras culturas que cultivaban y consumían marihuana fueron los chinos en el 5000 a.C. Existen pruebas arqueológicas de la utilización del cáñamo en la antigua China para elaborar prendas de vestir, cuerdas y papel, y para hacer aceites y alimentos. El primer registro del uso medicinal del cannabis se remonta al emperador chino Shen Nung. Los chinos utilizaban el cannabis como analgésico y para combatir la gota.

Tras propagarse por China, la marihuana pasó a Corea en el 2000 a.C. desde donde llegó a la India alrededor del 1000 a.C. El pueblo indio descubrió multitud de usos para el cannabis y, al igual que los chinos, lo usaban para elaborar textiles, como fuente de alimentos, y como un potente medicamento. La marihuana se extendió por Oriente Medio en el 1400 a.C. y fue cultivada sobre todo por los escitas, un pueblo nómada indoeuropeo. Los escitas llevaron el cannabis al sur de Rusia y a Ucrania, desde donde se propagó a la mayoría de países europeos.

Durante los años siguientes, y debido a la influencia de Oriente Medio, el cultivo de cannabis comenzó a aparecer en África, y un poco más adelante ya se había propagado por toda Europa, Asia y África. El cultivo y consumo de marihuana se pasaba de una cultura a otra, y todas ellas lo consideraban como el cultivo más valioso de la época.

Historia de la Marihuana

Credit: Barney Warf, University of ArkansasLA MARIHUANA EN LA SOCIEDAD MODERNA
A comienzos del siglo XIX, el cannabis viajó de África a América del Sur y México. Gracias a la inmigración durante el período de 1910-1911, no tardó mucho a llegar a los Estados Unidos. Allí fue donde la pacífica era del cultivo y consumo de cannabis llegó a su fin, y donde comenzó la turbulenta Guerra contra las Drogas.

Por desgracia, el consumo de marihuana se asoció a los actos delictivos cometidos por muchos inmigrantes hispanos, y fue así como comenzaron los prejuicios contra la hierba. Muchos periódicos calumniaban la marihuana, y todo ello condujo a su criminalización. El primer estado que prohibió el consumo de marihuana fue Utah, en 1915. Otros siguieron su ejemplo y, para 1931, el cannabis era ilegal en 29 estados. En 1937, debido a la labor conjunta de la Oficina Federal de Narcóticos y el Comisario Harry Aslinger, se instauró la Ley de Tasación de la Marihuana, que penalizaba la posesión y el consumo de cannabis en todos los Estados Unidos. La ley era la misma para la marihuana y el cáñamo, a pesar de que este último no es psicoactivo. Muchos creen que un poderoso lobby de la industria papelera y de los combustibles fósiles se sintió amenazado por el cáñamo – al ser un producto más competitivo – e influyó en el gobierno y las leyes estatales para que controlaran o prohibieran la producción de cáñamo.

Hoy en día, el gobierno federal sigue clasificando la marihuana como una sustancia controlada de la Lista I, es decir, tiene un alto potencial de abuso y adicción, y ningún uso médico. Aunque todavía es ilegal en muchos estados de EE.UU. y Europa, la opinión sobre el cannabis está cambiando lentamente. En 1976, Holanda despenalizó el consumo de cannabis y, en 1980, su venta al por menor en «coffeeshops». En España se han abierto numerosos clubes de cannabis privados, que ayudan a la concienciación de un consumo responsable. La República Checa legalizó la marihuana medicinal para pacientes con receta médica, aunque este país tiene dificultades para producir el cannabis necesario para satisfacer la demanda.

La percepción estadounidense del cannabis ha estado cambiando en los últimos años, y gracias a una mayor concienciación, 32 estados han legalizado la marihuana con fines medicinales. Gracias a las nuevas investigaciones científicas sobre el cannabis, y a las pruebas concluyentes de su potencial médico, el cannabis está encontrando el camino de vuelta en la sociedad. Esperemos que la larga tradición de esta planta siga floreciendo, y que vuelva a ser reconocida como una planta de enorme potencial, tanto medicinal como económico, como lo fue hace años.

weed

ORIGEN DEL NOMBRE
El nombre del cannabis procede de la palabra griega κάνναβις (kánnabis), que originalmente era una palabra escita, y puede que la palabra «cáñamo» también sea una variante de un término escita. Estas palabras escitas pasaron a las lenguas indoeuropeas. En el 1548, el Diccionario de Inglés de Oxford recogió el primer uso de la expresión “cannabis sativa”.

El nombre “marihuana” o “marijuana” para hacer referencia al cannabis, tiene una etimología más popular. La palabra «marihuana» se originó en México, entre los nativos de habla hispana, y está relacionado con el nombre femenino de María Juana, pero aún no sabemos la historia que esconde la conexión entre ambos. Durante la década de los 30, esta palabra fue utilizada en exceso por parte de la prensa, para hacer que el cannabis tuviera una consonancia extranjera que lo hiciera parecer más peligroso y, de esa forma, distanciar al pueblo estadounidense de él. Otra teoría es que la palabra marihuana proviene del término chino «ma», usado para el cáñamo. Se cree que los exploradores chinos llamaban a la flor del cannabis «ma ren hua», que significa flor de semilla de cáñamo. Puede que esta palabra fuera recogida por los nativos de habla hispana de América.

La Marihuana en América
En 1525, los españoles trajeron marihuana al Nuevo Mundo. Los ingleses la introdujeron a Jamestown en 1611 en donde se volvió una cosecha comercial importante a la par del tabaco y se cultivó como fuente de fibra.

hoja de marihuanaPara 1890, el algodón había remplazado al cáñamo como cosecha mayor de efectivo en los estados del sur. Algunas patentes de medicina durante esta era contenían marihuana, pero era un pequeño porcentaje comparado con el número que contenía opio o cocaína. Fue en los años 1920 que la marihuana empezó a emparejar. Algunos historiadores dicen que la prohibición produjo su auge. Su uso recreativo se restringió a músicos de jazz y a la gente del mundo del entretenimiento. Las canciones “Reefer” (porro) se volvieron la furia del mundo jazz. Los clubes de marihuana, llamados tea pads, “almohadillas de te”, aparecieron por todas las ciudades principales. Estos establecimientos de marihuna eran tolerados por las auroridades porque la marihuana no era ilegal y los parroquianos no daban evidencia de ponerse pesados o perturbar la comunidad. La marihuana no se consideraba una amenaza social..

La marihuana entró en la farmacopedia de los Estados Unidos desde 1850 hasta 1942 y se prescribía para varias condiciones incluyendo dolores de parto, náusea y reumatismo. Su uso como intoxicante era común desde los años 1850 a los 1930. Una campaña llevada a cabo en los años 1930 por el Bureau Federal de Narcóticos de los Estados Unidos (ahora llamado Bureau de Narcóticos y Drogas Peligrasas) trató de presentar la marihuana como una sustancia poderosa adictiva que llevaría a los usuarios a adicción a narcoticos. Algunas autoridades aún la consideran una droga “de entrada”. En los años 1950 fue accesorio a la generación “beat”, en los años 1960 la usaron los estudiantes universitarios y los “hippies” y se volvió un símbolo de rebelión contra la autoridad.

La Ley de Control de Sustancias de 1970 clasificó la marihuana junto con la herína y el LSD como una droga de Nivel I, o sea, que tiene relativamente el más alto potencial de abuso y ningún uso médico aceptado. La mayoría de la marihuana en este tiempo venía de México, pero en 1975 el gobierno mexicano acordó erradicar la cosecha usando el herbicida paraquat, lo que trajo temores de efectos secundarios tóxicos. Colombia entonces se volvió el principal proveedor. El clima de “zero tolerancia” de las administraciones de Reagan y de Bush resultaron en la aprobación de leyes estrictas y condenas obligatorias por posesión de marihuana y una elevada vigilancia contra el contrabando en las fronteras del sur. La “guerra a las drogas” de esta manera trajo consigo un cambio de confiar en suministro importado a cultivo doméstico (particularmente en Hawaii y en California). A partir de 1982 la Agencia Anti Drogas concentró altamente su atención en los cultivos de los Estados Unidos, y hubo un cambio a cultivo de las plantas dentro de las casas especialmente desarrollado para tamaño pequeño y alto rendimiento. Después de una década de uso menguante, la fumada de marihuana comenzó una tendencia al alza de nuevo a principios de los años 1990, especialmente entre adolescentes.